Alquiler de motos eléctricas - Motosharing - Muving

Muving llega a Madrid con 135 motos y culmina su primera fase de expansión en España

El servicio más avanzado de motosharing con motos eléctricas eléctricas se despliega desde hoy en la ciudad

Desde hoy, Madrid cuenta con un nuevo servicio de “motosharing”: Muving. Tras lanzar el servicio en Cádiz, Málaga, Barcelona y Sevilla, con una excelente acogida, ahora despliega en Madrid su servicio de alquiler de motos eléctricas por minutos. Madrid es un espacio ideal para continuar con este proyecto: “Nos alineamos con la apuesta del Ayuntamiento por el vehículo eléctrico, con el objetivo de reducir la contaminación y contribuir a la mejora de la movilidad” según explica el CEO de Muving, Horacio Pérez Perdigó.

Muving surge de haber seleccionado y adaptado la Muvi, la moto eléctrica de la empresa española Gas Gas y Torrot, socio estratégico de Muving. Pero “Muving es más que Muvi, no es una moto solamente, es una moto conectada a un ecosistema digital, es una parte más del engranaje de la red social que Muving está montando alrededor de la necesaria trasformación de la movilidad urbana -añade Pérez Perdigó-. El cliente se comunica con la moto a través del móvil, con nuestra app. El usuario reserva una moto, la enciende, la apaga, etc.”

En una fase inicial, Muving pone en servicio en Madrid 135 motos eléctricas, operando 24 horas diarias, que se incrementarán progresivamente hasta las  500 previstas el 1 de septiembre. Los vehículos que ya están funcionando son motocicletas L3, el equivalente a los 125 centímetros cúbicos de la época del motor de combustión. Las motos son 100 por 100 eléctricas, es decir, funcionan sin combustibles contaminantes. Como indica el CEO de Muving: “Te mueves sin dejar huella. Esto garantiza dos cosas:que no emiten dióxido de carbono a la atmósfera, lo que contribuye asalvaguardar el medio ambiente, y que ayudan a frenar el cambio climático. Además, de la tremenda mejora de la movilidad en la ciudad, pues usar una de nuestras motos equivale a dejar de usar diez vehículos contaminantes de uso privado, lo que reduce el parque estacionado en la calle, y permite a personas sin capacidad adquisitiva para comprar y mantener su moto, incorporarse a este magnífico medio de transporte. El “ecosharing” como el “shuttle” es una tendencia imparable en la sociedad que nos toca vivir donde ya no haya mercados por conquistar ni terrenos que asfaltar, sino que nos toca compartir el espacio vital, pues cada día somos más y nos movemos más”.

En Muving, “apostamos por un modelo de economía colaborativa cuya filosofía se extiende al uso de las motos alquiladas por minutos, una relación entre usuario y servicio que es real, y funciona, porque estamos convencidos que hay gente que ya sabe o va a descubrir pronto que no necesita comprar una moto o ciclomotor para disfrutar de este tipo de vehículos eléctricos”, indica Pérez Perdigó. Compartir las motos, el “motosharing” es “una alternativa eficiente y solvente que aporta soluciones a las necesidades de la gente, que paga sólo por los minutos que conduce y se ahorra todos los que dura la vida de una moto parada”, señala.

El precio por minuto más competitivo del “motosharing’ de Madrid

El alta del servicio es totalmente gratuita y para arrancar en Madrid, de manera promocional y por tiempo limitado, “se regalan 15 minutos de conducción y, adicionalmente, recibirá un código promocional para que invite a sus amigos a darse de alta, obteniendo cada uno de ellos, a su vez, otros 15 minutos gratis”. Esta promoción tendrá una duración de 30 días y una vez agotados los minutos gratuitos la tarificación será de tan sólo 18 céntimos de euro por minuto, en muchas ocasiones más barato que el propio autobús. Las Muving están monitorizadas en tiempo real por el ecosistema digital existente dentro de la red social y se mueven gracias a baterías recargables, con una autonomía de 60 kilómetros, la mejor del mercado. “Nuestros operarios las mantienen constantemente gracias a la información que trasladan ellas mismas a nuestro sistema. El usuario no tiene que preocuparse de nada, ni de llaves, ni de seguros, ni de combustibles, ni del mantenimiento, sólo de a dónde quiere ir y de coger una moto con la app para trasladarse”, continúa.

Lógicamente, la Muving se conduce sin llaves. Se llega a ella, se arranca a través del propio móvil del usuario, gracias a la app. La app es de descarga gratuita, disponible en iOS y Android, y a través de ella es posible darse de alta en el servicio, además de en la web www.muving.com. En ella, se señalan las zonas en las que se pueden localizar, reservar, iniciar el servicio y terminar el trayecto (devolver la moto). La zona de servicio será todo el recinto interior de la M-30. Fuera de las zonas delimitadas en la app se puede circular, pero no terminar un viaje ni devolver una moto, ya que el sistema detecta que no se están estacionando o parando en la zona de servicio de Muving y considera que la moto sigue en uso por el cliente.

Para concluir los trámites, solo hay que aportar los datos personales del usuario y hacerle una foto desde el móvil al DNI y al carnet de conducir, así como introducir datos de la tarjeta de crédito para los futuros pagos por el uso por minutos de los vehículos.

En cuanto a beneficios para el usuario en particular y la ciudad en general, Pérez Perdigó subrayó que el Plan de Uso Sostenible de la Energía y Prevención del Cambio Climático, Horizonte 2020, de Madrid “contempla las motos eléctricas como una de las alternativas más eficientes del transporte en la ciudad. Nosotrosaspiramos a contribuir a redefinir cómo se desplazan las personas, porque ya es innegable que los combustibles fósiles tocan a su fin: tenemos el ejemplo en todas las grandes ciudades, que están cerrando determinados tramos urbanos al tráfico rodado de cuatro ruedas, otras que ya han prohibido que los vehículos diésel más antiguos entren en el centro urbano, y se están produciendo avances importantes a nivel europeo en países como Noruega, que cuenta ya con el 17 por ciento de vehículos eléctricos, y que ha prohibido la venta de vehículos diesel y gasolina para el año 2025. Esta transformación viene, es imparable, y no por deseada, que también, sino por necesaria, para poder garantizar a nuestros hijos una ciudad sostenible y devolver al ciudadano el espacio público”.

 “Madrid es una ciudad que apuesta decididamente por este modelo europeo. Muving nace del mismo compromiso: un compromiso con la movilidad sostenible y eficiente”, concluye Perdigó.

Con el despliegue en Madrid, Muving concluye la primera fase de su expansión empresarial, con más de 300 motos en funcionamiento distribuidas por Barcelona, Cádiz, Madrid, Málaga y Sevilla, Muving se erige como el operador de motosharing líder en España, tras haber invertido  1 millón de euros en su lanzamiento y entrada en operación.

En una segunda fase, la compañía ampliará el servicio en los próximos meses, llegando a la cifra de 2000 motos en servicio, con el objetivo de responder a la previsible demanda de nuestros clientes y que éstos tengan siempre una Muving cerca.

Muving es una sociedad 100 por 100 española que prevé empezar sus operaciones en el mercado internacional en el primer semestre de 2018. Tras haber alcanzado un acuerdo estratégico con Torrot y Gas Gas para el suministro de sus Muving, la compañía calcula que sus necesidades se encuentran en el umbral de las 2.000 motos al año.

A día de hoy, Muving ya cuenta con más de 40 empleados, de los cuales 20 están ubicados en Madrid.

electrico scooter movilidad moto sharing madrid


Leído 2856 veces

Comentarios

0 Comentario

Deja tu comentario

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para las operaciones esencial de la página ya han sido establecidas. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, Política de privacidad.

Acepto las "cookies" de este sitio